Un punto de referencia

“Afirmar que el cristianismo es la verdad acerca de la realidad total significa que es una cosmovisión íntegra y completa. El término significa literalmente una concepción del mundo. Esta cosmovisión es como un mapa mental que indica cómo navegar por el mundo eficazmente. Es la impronta de la verdad objetiva de Dios sobre nuestra vida interior.” (Nancy Pearcey)

Postmodernidad. Relativismo. Es  la era en la que nos encontramos ahora. Las artes y las ciencias están impregnadas con este marco de referencia. Como diría Jean-François Lyotard: “Simplifying to the extreme, I define postmodern as incredulity towards metanarratives” (1); que traducido sería: “Simplificando lo extremo, yo defino el postmodernismo como una incredulidad hacia todas las metanarrativas” (2).

Hoy en día, parece ser que hay una disputa en torno a este tema, pues muchos afirman que no debiera existir ningún marco de referencia universal para establecer todo lo que es correcto e incorrecto, es decir, no es aceptable hablar de un universalismo en cuanto a los temas de ideología y moral social, al menos.

Sin embargo, cabe mencionar que en sin importar la época, la sociedad ha tenido distintas cosmovisiones, es decir, distintas formas de ver e interpretar el mismo mundo, la misma realidad que vivimos todos los de la raza humana. Lo cual podemos decir también que no es propio del posmodernismo el simple  hecho de tener distintos puntos de vista, eso es algo propio del humano, sin embargo, es realidad que hay una diferencia en las épocas y los siglos.

El pensamiento moderno que inició tras la era de la razón iniciado en el siglo XVII, pasando por el siglo XIX y cerrando en el XX, definitivamente una verdad universal, en torno a toda actividad del hombre, en la filosofía, en las ciencias, en el arte, en la tecnología, etc. Se tenía en alto estima el pasar todo por el filtro de la Razón; tenemos al filósofo René Descartes con su emblema “Pienso, luego existo”. El punto de referencia era precisamente la Razón. Por ende, la resolución de la discusión acerca de lo que era correcto e incorrecto podía realizarse a través de la lógica y la coherencia filosófica. De esta manera, la filosofía griega encajaba bastante bien, pues realizando un buen argumento podrías reconocer si eras o no un buen pensador.

lawyer-3268430_1920

El problema fue que la sociedad no quedó satisfecha con tener a la razón como su eje o marco de referencia, Francis Schaeffer dijo:

“Después, la hilera interminable de círculos trazados a través de la historia cesó. Sobrevino un cambio drástico ya que el ideal humanista fracasó y entonces el hombre humanista cambió el optimismo por el pesimismo; se olvidó de la esperanza de una respuesta unificada y esto hace al hombre moderno lo que es ahora”. (Schaeffer: 51)

La propuesta hecha por el hombre fue abortada por él mismo. Lo cual dio paso al pensamiento romántico que proclamaba que los sentimientos eran los que determinaban la realidad última.

Sin entrar a detalles de ese recorrido histórico del pensamiento social y cultural, al llegar a nuestra era, la propuesta es confiar en un marco de referencia para interpretar todas las cosas: “La verdad es que no hay una verdad”, esta misma sentencia ha tenido diversas críticas y en sí misma genera una contradicción. Por lo cual basta con decir que si no hay un marco de referencia no puedes realizar todo lo demás. Algo más lógico sería decir: mi punto de partida, mi creencia, mi fe, mi verdad única es que no hay una sola verdad para los demás puntos, solo de aquella sentencia. Sostener esto, sería mucho más honesto, a pesar de la contradicción que genera.

question-mark-1872665_1280

Bien, quizá otros puedan argüir un nuevo enfoque con una ligera diferencia : “La verdad es que hay muchas verdades”, bien, de nuevo, sostenerte en este punto implicaría que tu propia sentencia podría errar, a menos que reconozcas que es ahí donde decides plantar tu creencia o fe.

Cabe mencionar el uso de la palabra fe en dicho texto. Diversos amigos ateos me han expresado el disgusto que tienen por esta palabra, ya que connota a un término “religioso”; sin embargo, tomando la definición de la propia cosmovisión humanista, he aquí una: “una confianza ciega, creencia infundada”. (Bunge, 2005: 81) (3). La implicación de ésta definición encaja perfectamente cuando nos sostenemos sobre una antinomia (4), como las que hemos mencionado.

Mapa de la Cosmovisión Bíblica

map-455769_1280

El cristianismo tiene un punto de partida, una “metanarrativa” que explica todo lo demás. De entrada plantea el origen, el problema y la solución, junto con el futuro. Y no tiene miedo de afirmarlo.

Asimismo, las otras cosmovisiones están al mismo nivel de creencia y fe que la cosmovisión cristiana. Cabe mencionar que la fe para el cristianismo tiene la siguiente definición: “Ahora bien, tener fe es estar seguro de lo que se espera; es estar convencido de lo que no se ve” (Hebreos 11:1). Por lo tanto, la única diferencia con la definición humanista es que la fe implica confianza y convencimiento, no implica una irracionalidad o una esperanza ciega. Y la confianza tiene que ver con una relación, el Dios del cristianismo es relacional, es decir, se relaciona con el humano.

Hemos de concluir en este artículo que el cristianismo no es inferior a las otras visiones, el cristianismo no sólo arguye ser una religión, trae consigo una interpretación sobre todo lo que hay. Tal y como lo expresó el novelista inglés: “Yo creo en el cristianismo como creo que el sol ha salido. No sólo porque lo veo, sino porque gracias a él veo todo lo demás. – Is Theology Poetry”. C.S. Lewis.

 

(1) Lyotard, Jean-Francois. 1984. The posmodern condition: A report on knowledge. United States America: Manchester University Press.

(2) Traducción propia.

(3) Bunge, Mario. 2005. Diccionario de Filosofía. Argentina: Siglo XXI Editores.

(4) Contradicción o incoherencia de hipótesis.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Un punto de referencia

  1. Me encantó! Sobre todo este enunciado de Lewis: “Yo creo en el cristianismo como creo que el sol ha salido. No sólo porque lo veo, sino porque gracias a él veo todo lo demás.
    Sigue adelante Silvia!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s